Escriba y presiones enter para buscar

me duele la barriga

Me duele la barriga

El dolor abdominal o dolor de barriga

Podemos asegurar que el 100% de los lectores de este artículo habrán sentido alguna vez en su vida el característico dolor abdominal, justo en esa zona situada entre las costillas y las ingles, y algunos incluso habrán acudido al médico para determinar la procedencia de dicho “dolor de barriga”.

Este es uno de los dolores más frecuentes y sus causas son abundantes y muy variadas. No todos los dolores abdominales son graves ni todos son signo de una apendicitis, sin embargo, precisamente porque las causas son muchas y variadas, es necesario ser prudentes y tratar de llegar siempre a un diagnóstico.

dolor-abdominal

Causas del dolor abdominal

Dentro del abdomen se encuentran los intestinos, el hígado, la vesícula biliar, el páncreas, el bazo, el útero y los ovarios, la vejiga, los riñones y los uréteres. Los órganos son tantos, que no es de extrañar que las causas del dolor abdominal sean muchas.

Hay dos tipos de dolor de barriga: el dolor persistente y el dolor cólico. Este último es el dolor que evoluciona en vaivenes: duele mucho por unos instantes, luego se va y más tarde vuelve a doler. Es típico de los órganos huecos con estructura tubular, como los intestinos, la vesícula biliar o el uréter, por ejemplo. El dolor persistente es el que se mantiene estable , sin aumento ni disminución apreciables: es característico de los órganos o estructuras macizos, como el hígado o el páncreas; así, el dolor de la pancreatitis no es irregular, sino que está siempre presente y con intensidad.

El dolor puede ser también crónico o agudo. El segundo merece una evaluación inmediata por el médico, a menos que su origen esté muy claro. Lo normal es que los dolores abdominales agudos estén causados mayoritariamente por problemas digestivos menores y de poca importancia. El dolor crónico suele ser síntoma de problemas duraderos que, aunque no se perciben como una urgencia, deben estudiarse detenidamente por el médico.

Las infecciones intestinales o diarreas, suelen causar un dolor de tipo cólico y se acompañan de heces líquidas. Su diagnóstico suele ser fácil. Cuando el dolor se acompaña de vómitos, puede tratarse de una infección intestinal alta (del estómago, no de los intestinos) o de una indigestión. Si los vómitos vienen acompañados de dilatación abdominal, o si el dolor no se alivia con el vomito, es importante acudir al médico, ya que existe la posibilidad de que se trate de una obstrucción intestinal.

Cuando el dolor se inicia en la espalda y se desplaza hacia el abdomen o la ingle, hay que pensar en la posibilidad de infecciones urinarias o de riñón (si hay fiebre) o en cólicos renales por cálculos (si no hay fiebre). Si el dolor se localiza en la parte baja del abdomen, las causas son diferentes según se trate de un varón o una mujer: en el varón hay que pensar en una posible infección urinaria baja o de próstata, mientras que en la mujer hay que pensar en la posibilidad de problemas de ovarios o de útero.

Si el dolor se sienta tanto en el tórax como en la parte alta del abdomen, es importante consultar con el médico, ya que algunos infartos o anginas de pecho dan síntomas de dolor en esta zona y no sólo en el tórax. Si el dolor se localiza en la cintura, el problema puede estar causado por infección o cálculos de la vesícula biliar o por afecciones del páncreas.

Cuando el dolor es crónico o recurrente y dura varias semanas o meses, hay que pensar en la posibilidad de un reflujo o úlcera gastroduodenal. Si el paciente tiene episodios de diarreas que se repiten de vez en cuando, es importante acudir al médico, ya que puede padecer una irritación del intestino (colon irritable) relacionado con el estrés o una inflamación crónica del colon (colitis ulcerosa), sobre todo si las diarreas tienen sangre o moco.

Deja un Comentario