Escriba y presiones enter para buscar

Jaqueca en la tercera edad

Rara es la persona que a lo largo de su vida no haya experimentado algún dolor fuerte de cabeza. La cefalea o jaqueca se torna menos frecuente y severa a partir de los 50 años, aunque sigue siendo aún un problema presente en la tercera edad, especialmente entre aquellas personas que padecen algún tipo de enfermedad más grave.

Como bien saben, la jaqueca se define como una enfermedad crónica que se sucede de forma repetitiva en un período de 5 a 20 minutos y desde las 4 hasta las 72 horas,  con interrupciones sin dolor.

La migraña provoca dolores punzantes, sensaciones de náuseas, estrés, fotofobia (molestia ante la luz), fonofobia (molestia ante el ruido) y  osmophobia (sensibilidad al olor), además de dolores abdominales.

Diversos estudios demuestran que la presencia de la cefalea entre las mujeres de la tercera edad es más común que entre los hombres. La razón es muy sencilla. En la gran mayoría de los casos, se trataba de mujeres que se habían auto medicado, generándosele estos dolores como efecto secundario.

Si bien es cierto que, a partir de que se sobrepasa el medio siglo, las personas comienzan a ser más propensas a padecer problemas como migrañas de aura, dolores de cabeza hipnóticos y neuralgias del nervio trigémino, en lugar de cefaleas tan acentuadas.

no existe una causa concreta que determine por qué las personas a cierta edad padecen problemas de migraña

Como tal, no existe una causa concreta que determine por qué las personas a cierta edad padecen problemas de migraña. No obstante, a día de hoy se define como un trastorno constitucional con base genética. Y es que este tipo de dolencias se encuentran estrechamente relacionadas con la herencia, la edad, el estrés y la ansiedad, los cambios hormonales, la ingesta de alcohol, la falta o exceso de sueño e incluso los factores medioambientales.

jaqueca-migraña-cefalea-en-tercera-edad

Para aquellas personas que padecen jaqueca, existe una serie de consejos básicos que deben seguirse como primera medida:

  • Colocarse compresas y gasas de agua fría y caliente en la frente y la base del cuello de forma alternada. Además, será recomendable tomar un baño de agua tibia.
  • Mantenerse en un lugar oscuro y aislado de todo tipo de ruidos.
  • Realizarse masajes en la zona del cuello y de la nuca.
  • Como remedio farmacológico, podría ingerirse Paracetamol de 600 miligramos una media de 2 o 3 veces al día.

Si algún familiar suyo sufre de episodios de dolores recidivantes, pulsátiles e intensos, no dude en acudir a su médico de cabecera y a exponerle la situación ante la que se encuentra.

Desde Hogar Salud, queremos poner a su disposición nuestro amplio y profesional equipo de médicos que acudirán a su hogar sin compromiso, a fin de diagnosticar su estado de salud o el de su familiar, ofreciéndole los mejores consejos y recetándole los medicamentos más adecuados. Siempre siguiendo un tratamiento personalizado y prestando ayuda en su domicilio.

Deja un Comentario

Llámanos gratis